Los enlaces guays no caducan

De momento me está gustando el cambio del software de mi página web a WordPress. Puedo darle a lo de escribir todos los días un rato si me apetece sin encender mi ordenador, accediendo al wp-admin (el panel de control) directamente desde mi iPad.

Cuando la semana pasada hice el reboot, tiré abajo todo el sitio web y levanté otro completamente en blanco. A primera vista parece que estoy aniquilando y eliminando de internet todo lo que he escrito en los últimos 6 años con el viejo software de mi web. Pero en realidad no. No me gusta el link rotting, y por supuesto en mi sitio web no se va a tolerar link rotting.

Por eso cuando la semana pasada cambié el software de mi web pasé tanto tiempo configurando reglas en el proxy inverso que tiene la máquina que sirve www.danirod.es y otros 6 sitios web. (Se entiende ahora por qué a principios de año metí un Traefik para que me intentase echar una mano y no perder la cabeza.)

Si sigues un enlace viejo a www.danirod.es, como el que puedes tener en marcadores desde ni se sabe cuánto, o el que puedes encontrar en algún tweet viejo, o en un buscador, ese enlace seguirá funcionando y enseñando contenido, incluso aunque haya sido barrido con el cambio de software. Haz la prueba, mira qué enlace tan sexy y numérico escrito en 2019 tengo por aquí: https://www.danirod.es/2019/084/1553504854.

Un enlace a algo que haya publicado en esta página nunca puede dar HTTP 404. Si se ha escrito, tiene que estar. Como mucho, puede haber cambiado de dirección URL. De modo que si finalmente no “devuelvo” el nuevo software de mi web y sigo usando WordPress, una vez traiga el historial con todo lo que escribí en años anteriores, mantendré una tabla de traducción para que visitar el enlace que he pasado antes te mande a la nueva dirección del post.

Reboot

Al final, la casualidad ha hecho que el Dani de 2020 siga teniendo bastantes cosas en común con el Dani de 2010. Salir poco de casa, tener un profundo odio por el gobierno, y un gusto por auto-torturarse con WordPress difícil de entender.

– Yo mismo, anoche a la 1:00 mientras terminaba de meter reglas en el Traefik de danirod.es.

Pues finalmente he hecho un reboot a mi sitio web y he empezado de cero. Es una sensación parecida a como cuando en clase tocaba estrenar cuaderno. Tengo un lienzo en blanco, y ahora hay que rellenarlo con cosas.

Para esta etapa, he cambiado el software de mi web y ahora escribo con WordPress. Ha evolucionado mucho en estos cinco años y tengo curiosidad por probar las novedades. Si viese que me da demasiados problemas, me desharía de él y volvería a algo como lo de antes. Yo lo único que quiero es no complicarme la vida; me da igual el software que haga funcionar mi página web.

Ahora una pequeña nota al pie técnica para interesados: ¿por qué? ¿acaso ya no me gusta Jekyll, el software que usaba hasta ahora para mantener mi web? Sí, me gusta, y funciona estupendamente. El problema con la antigua web era más mío que del software. Hace un par de años empecé a llenar el blog de cosas que no eran artículos, como fotos, vídeos, hasta estadísticas de mis entrenamientos. Todos estos extras estaban montados casi con cinta adhesiva metiendo docenas de plantillas y hacks en el sitio web. Pero la cinta adhesiva a veces tiene estas cosas: que se despega. Y muchas veces algo que debía tomar dos minutos, como puede ser etiquetar y subir una foto al blog, toma tres horas porque he encontrado un error nuevo; eso cuando decido sentarme a arreglarlo y no desisto directamente.

Entonces, aunque sigo metido en esta etapa post-redes sociales en la que el objetivo es dejar de alimentar los engranajes de Twitter y redes similares y ser mi propia república independiente en internet, voy a intentar limitarme con lo que escribo en mi sitio web a cosas sencillas que sepa que van a funcionar siempre. Porque, de nuevo, yo lo único que quiero es no complicarme la vida.