¿Es útil WordPress más allá de los blogs?

Llevo bastantes meses usando masivamente WordPress. A finales del año pasado desarrollé la plantilla de WordPress que ahora mismo usa esta web y moví el blog aquí. Luego durante enero estuve haciendo cambios a la plantilla para hacer que sea más óptima y reutilizable, como la widgetización de la barra lateral o la conversión de los menús de navegación a menú de WordPress, en vez de tener todo hardcodeado en el código de la plantilla.

Mi último proyecto serio ha sido integrar los tipos personalizados en la instalación de WordPress de la web de Makigas, pudiendo crear desde el panel de administración de WordPress vídeos como quien crea entradas de blog, y listas de reproducción como quien crea categorías.

Custom Post Type en WordPress
Custom Post Type en WordPress

Poco a poco voy aprendiendo más acerca de las API y voy comprendiendo mejor cómo funcionan todas las características de WordPress como los temas o los plug-ins. Y después de integrar los custom post type, me he hecho la siguiente pregunta: ¿es útil WordPress más allá de los blogs? Y en mi opinión, la respuesta es sí.

Supongamos la típica empresa pequeña que decide hacerse visible en Internet. La mayoría de empresas querrá disponer de una serie de páginas estáticas donde presente una información que no debería cambiar de forma frecuente, como “quienes somos”, “nuestra historia”, “dónde estamos”… las páginas solucionan esta necesidad, pudiendo crear entradas que no necesariamente están ordenadas de forma cronológica.

Algunas empresas tal vez deséen incluir un blog, con actualizaciones nuevas, como las novedades de la empresa, tal vez algunos consejos para los clientes de sus productos… en este caso, es evidente que las entradas es la única alternativa en este caso ya que al fin y al cabo no deja de ser un blog.

Por otro lado, algunas empresas tendrán un catálogo que tal vez quieran presentar. Por ejemplo, una empresa que fabrique muebles podría estar interesada en mantener información sobre los distintos muebles que fabrica, o una empresa que se dedique a la distribución de cerámica quiera mostrar los diseños para que los clientes los puedan ver antes de comprar. No importa cómo de grande sea el catálogo (incluso hasta el de una ferretería o una farmacia con cientos de productos), los tipos personalizados de WordPress ofrecen flexibilidad para crear listados de cualquier elemento: productos, libros, discos… Incluso, los tipos personalizados disponen de taxonomías para organizarlos. Así, los productos podrían organizarse en categorías, los libros en géneros y autores, o los discos en estilos musicales o discográficas.

Todo ello puede personalizarse utilizando plantillas, pudiendo exprimir el sistema al máximo. Utilizar un diseño para la portada del sitio web y otro distinto para el resto de las páginas, personalizar la forma en la que se muestra cada elemento: un aspecto distinto para las entradas de blog, las páginas estáticas… un diseño para presentar la lista de productos, otro para mostrar en detalle cada producto y sus características…

Y cuando todos estos cambios no basten, es posible utilizar plug-ins para modificar la forma en la que el sitio web funciona. Modificaciones que hacen a la página dinámica, modificaciones para añadir características que con simplemente entradas nuevas no se pueden añadir, plug-ins de comercio electrónico, y un largo etcétera, hacen que WordPress sea mucho flexible.

En general, bajo mi punto de vista no es muy complicado integrar sitios web de este estilo utilizando WordPress, y probablemente ofrezca algún beneficio. Para empezar, WordPress es un CMS al que miles de personas contribuyen para mejorar. En cambio, un CMS propio diseñado de forma independiente para un único sitio web recibe contribuciones del pequeño equipo de desarrollo que haya detrás de él. La seguridad de WordPress es mayor que la de un CMS propio, por lo que es incluso más seguro. Además, de cara al dueño de la página web, la modificación de la web es mucho más intuitiva gracias al panel de administración, sin necesidad de editar manualmente los archivos HTML.

De cara al desarrollador de páginas web, más que construir un CMS, la acción es construir plantillas y widgets. Esto hace que tenga que emplear menos tiempo en definir las cuestiones internas del sitio (por ejemplo, la conexión a la base de datos) y se pueda centrar en cuidar los aspectos propios del sitio como definir los tipos, crear las plantillas o desarrollar los plug-ins. Todo ello utilizando el potencial que ofrece WordPress con sus distintas API.

Por lo que, en resumen, para construir páginas web personales o corporativas, incluso en entornos donde el blog no sea la herramienta principal, WordPress sigue siendo una solución aceptable como sistema de gestión de contenidos.