Hasta ahora, crear una tipografía exigía saber diseñar letras y un programa costoso. Incluso cuando tenemos estos programas, es difícil saber hacer una letra y que quede bien, porque generalmente los píxeles nos jugarán malas pasadas.

Sin embargo, YourFonts lo arregla todo. Te descargas una plantilla, la imprimes, la rellenas según unas normas que te dan en la página (tienen que tener el pie en un punto concreto, un tamaño similar...), la escaneas y la envías.

Gracias a esto, una tipografía para escribir a mano con el ordenador, o para tu página web, se hace en segundos y de la forma más casera que existe.